• El ente estará compuesto por los municipios de Barranquitas, Ciales, Morovis, Orocovis y Villalba.
  • La primera gestión de la nueva organización sería hacer una petición formal de fondos a CDBG.
  • La primera etapa, la planificación, no debe tomar más de seis meses.

Municipios Consorcio Energetico

Foto: Banderas de los municipios integrantes del Consorcio Energético de la Montaña (en orden alfabético}

VILLALBA, Puerto Rico – Con la creación legal del Consorcio Energético de la Montaña en el mes de febrero, compuesto por los municipios de Barranquitas, Ciales, Morovis, Orocovis y Villalba, cobra vida y da sus primeros pasos el Proyecto Energético de la Montaña, una iniciativa que crearía la primera microred de generación de energía eléctrica, a partir de fuentes renovables para asegurar un servicio limpio, económico y efectivo en la región montañosa de la Isla.

Todas las legislaturas municipales y los primeros ejecutivos de los cinco ayuntamientos acordaron ser parte del consorcio, que cuenta con el respaldo del Gobernador Ricardo Roselló, de la Cámara de Representantes y el Senado, de la Comisionada Residente en Washington, del ingeniero Noel Samot, director de la Oficina de Rehabilitación de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF); y del director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), según lo aseguró el alcalde de Villalba y propulsor del proyecto, Luis Javier Hernández Ortiz. Esta iniciativa surgió cuando el alcalde, luego del paso del Huracán María por Villalba en septiembre de 2017, pensó en la posibilidad de independizarse de la AEE y generar la energía eléctrica para el pueblo utilizando la planta hidroeléctrica Toro Negro, que fue el primer recurso que se usó para restablecer el servicio parcial en el pueblo luego del huracán.

“Una vez cuenta con el respaldo de todo el mundo, pues entonces nosotros decidimos crear formalmente el Consorcio…legalmente, la estructura legal. La creación de consorcios está avalado por la Ley de Municipios Autónomos”, dijo Hernández Ortiz en entrevista con Villalba Online.

alcalde Hernandez Ortiz

Foto: Luis J. Haernández Ortiz, alcalde de Villalba y propulsor del proyecto

“El próximo paso sería, la primera semana de febrero (de 2019), estamos formalizando la unión de los municipios como un consorcio. Se va a llamar el Consorcio Energético de la Montaña.” Este junte empresarial estará compuesto por los municipios de Barranquitas, Ciales, Morovis, Orocovis y Villalba.

La primera gestión de la nueva organización sería hacer una petición formal a CDBG, al Departamento de la Vivienda, para que obligue la primera asignación de fondos para la planificación, que vendría a ser la primera etapa en el desarrollo del proyecto energético.

El CDBG (Community Development Block Grant) es un programa del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD) que asigna fondos para el desarrollo de viviendas, programas contra la pobreza y el desarrollo de infraestructura.

El alcalde había presentado previamente el proyecto en unas audiencias regionales para CDBG, celebradas en Ponce, y en estás solicitó fondos para la etapa de planificación. “Esta primera adjudicación de fondos de CDBG es precisamente para planificación de proyectos.”

Una vez, los fondos estén garantizados por HUD, se comienza con la planificación que incluye permisología y la modelación de la red. El plan del alcalde, y los demás proponentes del proyecto, incluye el uso de la planta hidroeléctrica Toro Negro ubicada en el pueblo de Villalba a cierta capacidad de generación, y al mismo tiempo construir una finca de placas solares en Villalba y pequeñas redes energéticas en cada municipio. “Pero no estamos cerrados a otros métodos alternos de generación”, aclaró Hernández Ortiz, al tiempo que insistió en que tendrían que ser de fuentes renovables, que no utilicen combustibles fósiles.

“Según nuestros estimados, la planificación no debe pasar de seis meses. Una de las cosas que nosotros hemos estado discutiendo…con Noel Samot, es la posibilidad de que este proyecto se catalogue como ‘proyecto crítico’según el Título V de (la Ley) PROMESA.” Esta sección de la Ley PROMESA -Título V- habla sobre el desarrollo económico y hace posible que proyectos de desarrollo económico, como lo es este proyecto de generación de energía de fuentes renovables, puedan recibir un trato preferencial si son catalogados como proyectos críticos. La consideración de esta iniciativa como ‘proyecto crítico’ por la JSF haría más rápido el proceso de permisología. “No tendríamos que esperar por nadie.”

Responsabilidad fiscal de los municipios

En el caso de la responsabilidad fiscal de los municipios que forman el consorcio, el alcalde aseguró que no habrá desembolsos de fondos municipales para el proyecto ya que el consorcio tiene capacidad jurídica distinta y separada de los municipios, “y ninguno de ellos (los alcaldes) puede menoscabar los presupuestos municipales”.

Señaló que, mientras el consorcio espera por la primera asignación de fondos, los municipios usarán sus estructuras para ir encaminando el proyecto, y dio el ejemplo de que Villalba ha utilizado su estructura legal para la evaluación del proceso legal de la iniciativa, además de otros servicios técnicos.

“Una vez se reciba el dinero de planificación, ya entonces (el consorcio) tendría independencia por completo de los municipios. Y entonces tiene capacidad de contratar y obligarse y pagar sus deudas y recibir dinero, sin menoscabar ninguno de los presupuestos (de los municipios).”

El impacto a la economía de los municipios del consorcio

Un preinforme económico de expectivas de ingreso ya preparado apunta a la posibilidad de que, con este proyecto, cada municipio reciba una cantidad sustancial de ingresos a su erario, lo que redundaría en más y mejores servicios a la ciudadanía. Luego de analizar varios posibles escenarios de financiamiento, los alcaldes entienden que en cualquiera de ellos habrá ganancias para el consorcio.

Planta Toro Negro

Foto: Planta hidroeléctrica Toro Negro, en Villalba

“Como quiera, como quiera, pagándole a los inversionistas por el préstamo, pagando el ‘fee’ a los bonistas…las ciudades tienen un sobrante de dinero en beneficio a cada municipio, en proporción de su distribución de generación.”

Explicó por otra parte que, la aprobación del Proyecto del Senado 1121 (conocido como Ley de Política Pública Energética) de la autoría de los senadores Larry Seilhamer y Eduardo Bathia, le daría al Negociado de Energía el poder decisional de la generación y distribución de la energía en Puerto Rico, lo que hasta ahora está en manos de PREPA (Autoridad de Energía Eléctrica). “Ya con esto, PREPA es un tercer facilitador, porque el rol de quién autoriza las redes no va a ser de PREPA, va a ser del Negociado de Energía. Ellos son los que tienen la responsabilidad. Ya el Negociado de Energía aprobó el reglamento de microredes.”

Ingerencia del sector privado en el proyecto

Luis Javier Hernández Ortiz reconoció que el sector privado tendrá participación en el desarrollo inicial de la microred, y dijo que la compañía Medtronic Villalba asignó a un ingeniero porque el sector privado trabaja con el proceso de adjudicación del proyecto. “Esto tiene que hacerlo un privado…el diseño, la construcción…Lo que es la construcción, tiene que hacerlo un privado.” Por esta razón, y porque sería el cliente número 1 de la microred, Medtronic tendrá un ingeniero en la Junta del Consorcio para garantizar que el proyecto cumpla con las métricas de la compañía.

Admiitió que el Consorcio Energético de la Montaña será una AP3 (Alianza Público Privada Participativa), pero garantizó que los activos siempre estarán en manos del consorcio.

Finalmente, afirmó que la política pública de los alcaldes miembros del consorcio consiste en que exista resiliencia (backup para emergencias) en los pueblos, que la generación de energía sea con fuentes renovables y que el proyecto sea económico.

Recurso: villalbaonlinepr.com