El gobernador Ricardo Rosselló convirtió ayer en ley el marco regulatorio para la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y que marca las expectativas de la administración de llegar a un 100% de energía renovable para 2050.

El proyecto firmado por el gobernador delimita que la transmisión y distribución de energía no pueden estar en manos de una sola compañía, pero no establece el tope que pueden cobrar por el kilovatio hora en la tarifa residencial. El proyecto original establecía un tope de 20 centavos el kilovatio hora. La ley firmada por el gobernador deja esta tarifa como una “aspiración” que deben tener las compañías.

El gobernador favoreció que la ley no tenga un tope, al decir que así se mantienen “abiertos” a las opciones del mercado.

“Nosotros queríamos que estuviera abierto al mercado y cuando pones restricciones, limitas ese potencial. Hemos estado trabajando en los modelos. Hay muchos componentes. Si 60% de tu gasto en la tarifa es combustible fósil caro, que hace daño al medio ambiente y lo podemos cambiar a un combustible más barato o eliminar ese combustible, con eso uno va a reducir significativamente todo ese costo”, dijo Rosselló.

Para diciembre la concesión

Indicó que para mediados de diciembre espera tener lista la concesión que pondrá la transmisión y distribución en manos privadas.

La aprobación de este marco regulatorio no estuvo ajena a las controversias con la Legislatura. Las negociaciones entre la Mansión Ejecutiva y los legisladores provocaron que se aprobara primero el proceso de privatización de la AEE sin que hubiera un marco regulatorio.

El vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, y el portavoz de la delegación popular, Eduardo Bhatia, insistieron en un marco regulatorio que acompañe la autorización de privatizar la AEE.

Ambos legisladores acompañaron al gobernador ayer en la firma de la ley en La Fortaleza.

Seilhamer presentó la medida como una que incentiva el cambio a sistemas solares. El proyecto propone la eliminación de la generación con carbón para 2028, pero el gobernador ha dicho que esta meta se cumplirá en 2020.

Cero “cargo discriminatorio”

“En primer lugar, no hay cargo discriminatorio al que quiera montar su sistema solar y de almacenamiento. No hay impuesto al sol. Por otro lado, creamos unos incentivos para tener la conexión inmediata. Se aumenta de 10 kilovatios a 25 kilovatios el residente que quiera tener su propio equipo solar y con el certificado de un ingeniero. Es automática la conexión al sistema”, sentenció Seilhamer.

“En la medición neta promovemos que se mantengan conectados a la red porque en algunos momentos necesitas obtener energía de la red. Pero, cuando tengas excedente, se devuelve al mismo costo por un término de cinco años”.

Necesidad de profesionales

José Ortiz, director ejecutivo de la AEE, afirmó que el cambio a energía solar provocará la necesidad de profesionales especializados en esta área.

“Va a hacer falta gente que instale sistemas de placas solares. Gente que trabaje en las industrias, que trabaje con diseño, construcción y mantenimiento de fincas solares. Esto va a crear un mercado enorme de empleo. Ciertamente a mí me motiva saber que nuestros hijos y nietos tendrán una oportunidad de participar en esto”, expresó.

Fuente: elvocero.com

Subscribe To Our Newsletter

Enter your e-mail address to receive information about ReImagine Puerto Rico’s efforts in Puerto Rico.

You have Successfully Subscribed!