Se convierte en la primera institución educativa privada en crear su microrred de energía solar de Tesla

Si algo dejó claro el huracán María, fue la vulnerabilidad del sistema eléctrico del país. Fueron largos meses a oscuras, lenta la recuperación y el comercio hizo malabares económicos para reanudar sus labores. Ni hablar de las largas filas para abastecerse de gasolina o diésel para los generadores que les permitirían la operación.

Precisamente, con la intención de evitar un cuadro que limite los servicios energéticos, la administración del Colegio Radians, en Cayey, invirtió casi un millón de dólares en una microrred de placas solares de la empresa estadounidense Tesla, convirtiéndose así en el primer albergue privado de un proyecto de este tipo y el segundo a nivel isla.

El sistema, que consta de la instalación de unas 601 placas solares de 325 vatios que generarán 195 kilovatios y baterías de almacenamiento de energía, fue distribuido a través de los tres edificios que componen la institución bilingüe fundada en 1977. Al cabo de un año, el sistema podría alcanzar una producción de 270,000 kilovatios hora (Kwh). Actualmente, como está diseñado, cubre aproximadamente un 70% de su consumo.

El proyecto, que se inició en agosto de 2018, mantiene una carga contratada con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y un generador de emergencia, , pero la innovación radica en que si estas dos dejaran de funcionar por cualquier eventualidad, se utiliza la energía almacenada en las baterías por medio de la microrred de placas solares. Las placas están aptas para aguantar vientos de 145 millas por hora, algo similar al embate del huracán María.

“La inconsistencia del sistema eléctrico en Puerto Rico, junto con el alto costo del combustible, una cosa que es impredecible, y la situación fiscal que tiene Prepa (AEE), pues nos lanza a nosotros a esta transición. Hemos visto eso en nuestras industrias, estaban operando de una forma crítica y nosotros entendemos que eso nos trae mucha dificultad en las clases todos los días. Esto no significa que esto sea la panacea, porque si viene un huracán y se lleva las placas, pues ni modo, nada podemos hacer, pero estamos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para mantener una operación que sea sustentable, que es una de las cosas que más nos impulsó a tomar esta decisión”, indicó José Castrodad, presidente de la institución académica que atiende cerca de 700 estudiantes desde nivel preescolar hasta el nivel secundario.

Con el proyecto, el colegio -que se distingue por su énfasis en las matemáticas, ciencias y la tecnología- busca tener una mayor independencia del sistema de energía pública, evitar las futuras interrupciones de sus servicios educativos y lograr vender el exceso de energía generada a la AEE para ir recuperando la inversión que, según estimó Castrodad, podría tardar unos siete años.

Según el ingeniero de AZ Engineering, Ángel Zayas, a cargo de la implementación del proyecto, el Colegio Radians está produciendo su electricidad y ahora tiene cuatro fuentes de energía en lugar de dos: las originales, entiéndase la AEE y el generador, así como la fuente solar y la batería, en caso de que las primeras dos fallen.

“Por eso las cuatro (fuentes de energía), como está el sistema, va a utilizar primero la del sol mientras esté la Autoridad conectada, las cargas van a estar ‘standby’ y si hay un exceso, se le va a prestar a la Autoridad. Eso es lo que se llama la medición neta y es lo que ya estamos completando y trabajando para ese propósito. Mientras tanto, la forma en que está trabajando el colegio es que está utilizando la electricidad del sol durante el día, la que esté disponible, y por la noche está cargando las baterías por el momento, hasta un punto que después que llega a cierto nivel de carga, para no descargarlas completas, entonces permite que entre la Autoridad por cierto periodo de tiempo y vuelve a cargarse la batería durante el día con el sol y proveerle entonces la carga de la escuela”, explicó el ingeniero.

El colegio cuenta con 195 kilovatios instalados, y como la cantidad no alcanza los 1,000 kilovatios, puede beneficiarse del programa de medición neta.   Esto implica que lo que prestan en exceso a la AEE durante el día lo pueden reutilizar eventualmente para tener al final de la factura un crédito, que es lo que llaman medición neta. “En análisis está también en el colegio (Radians) que, una vez pase un proceso de uno o dos meses, y veamos cómo se comporta la carga, eso también podemos trabajar para seguir bajando más la factura de la Autoridad, la carga contratada”, sostuvo Zayas.

Entretanto, Castrodad aseguró que por el momento “el ahorro no es ninguno”, pero buscan una “garantía de que el costo (energético) no aumente”. Actualmente, la administración del colegio paga un promedio de $15,000 mensuales de energía. No obstante, las expectativas son bajar a $3,000 el gasto de la carga contratada a la AEE.

Según el ingeniero, para entrar en el proceso de medición neta, solo falta que la AEE apruebe la última inspección que hicieron del sistema. Luego, al cabo de uno o dos meses, modificar la carga contratada a la Autoridad para que sea cónsona con la producción y ajustes del nuevo sistema instalado.

Source: elnuevodia.com

 

Subscribe To Our Newsletter

Enter your e-mail address to receive information about ReImagine Puerto Rico’s efforts in Puerto Rico.

You have Successfully Subscribed!