Todo ocurrió en el marco de la celebración del Día de Puerto Rico en la capital del estado, Tallahassee

 (horizontal-x3)
Como parte del Día de Puerto Rico se llevaron a cabo unos paneles educativos en la capital de Florida. En la imagen, algunos de los representantes, senadores y otras figuras de la comunidad boricua que participaron. ( Especial El Nuevo Día / Carla D. Martínez)

Tallahassee, Florida – El Capitolio de Florida, el corazón político de este estado sureño, se convirtió hoy, martes, en una vitrina donde senadores y representantes puertorriqueños, así como organizaciones no gubernamentales, llamaron la atención de políticos estatales para dramatizar la importancia de que la agenda boricua forme parte de las iniciativas legislativas.

Todo se produjo en el marco de las celebración del Día de Puerto Rico en Tallahassee, la edición número 20 del evento.

“Esto es un esfuerzo que desde los pasados 20 años ha buscado que los puertorriqueños puedan empujar cambios legislativos desde Tallahassee, y es una plataforma para que la comunidad y los legisladores boricuas puedan demostrar la influencia del voto de los puertorriqueños en la capital”, dijo el sociólogo Fernando Rivera, quien también es el director del Puerto Rico Hub de la Universidad Central de la Florida (UCF), un espacio de reciente creación que estudiará la influencia de la comunidad puertorriqueña en este estado.  “Pero esa intención de que en el capitolio de Florida nos vean ha ido creciendo y expandiéndose en la medida que también ahora tenemos más boricuas ocupando posiciones legislativas y así, poco a poco, va ocurriendo una mayor transformación en la presencia y poder de los puertorriqueños en Florida”, dijo el experto.

“Lo que no sabemos es cuán potente será ese enlace entre la diáspora boricua aquí en Florida y los puertorriqueños de la isla. Todavía falta mucho aparte de que hay que conciliar las visiones e intereses de los puertorriqueños”, agregó en un aparte con El Nuevo Día.

Desde Puerto Rico, el único funcionario electo que participó de este evento fue el alcalde de Isabela, Carlos Delgado Altieri, quien ha expresado sus intenciones de aspirar a la candidatura para la gobernación de Puerto Rico por el Partido Popular Democrático (PPD) en las elecciones del año que viene.

Delgado Altieri, quien lleva 19 años como alcalde, habló sobre la crisis fiscal de la isla, los municipios que pronto no tendrán dinero para operar, la Junta de Supervisión Fiscal y la Ley Jones. Además, expresó que la mala administración en corporaciones públicas como la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) dejaron de ser autónomas fiscalmente para convertirse en una gran carga del estado. Esto se sumó a la eliminación de la Sección 936, entre otros.

“El modelo económico que movía nuestra economía eran la 936, y nada se ha creado para sustituir ese modelo. Por eso, desde el 2006 estamos en una crisis económica que continúa”, dijo. “Nuestra economía tiene altas y bajas, y depende de lo que el Congreso decida y apruebe en esos códigos de rentas internas”, agregó el funcionario quien cree que la isla necesita más autonomía fiscal.

El piso 22 del edificio capitolino se convirtió en un auditorio donde se discutieron también temas relacionados con el déficit de vivienda a precios asequibles y procesos de inscripción electoral, entre otros.

Pero el senador demócrata puertorriqueño por el estado de Florida, Víctor Torres, habló del gran reto que enfrentan él y otros legisladores boricuas e hispanos, quienes por pertenecer a la minoría demócrata, ven cómo sus proyectos legislativos no son considerados.

Torres habló específicamente de medidas para más proyectos de vivienda asequible o para que haya fondos estatales para escuelas públicas y no para las escuelas “charter”, y señaló que no prestar atención a proyectos sometidos por las minorías es un “acto discriminatorio” contra un sector de la comunidad que es parte de la espina dorsal de Florida.

John Cortes, también boricua y representante estatal, habló de una iniciativa suya para que se promulgara la Ley del Buen Samaritano, que obligaría a los ciudadanos a prestar ayuda a cualquier persona en necesidad.

“Pero parece que no será aprobada”.

Sin embargo, a preguntas de la presidenta de la Asociación Puertorriqueña de Abogados de Florida, Marie Masson, sobre qué cosas pueden hacer los ciudadanos para impedir el juego político en el cual las mayorías bloquean a las minorías políticas, el senador Torres reconoció que los ciudadanos pueden llamar y escribir a sus legisladores. Al final, es el ciudadano quien tiene el poder de votar a favor y en contra de un legislador que no cumple sus expectativas, dijo el senador puertorriqueño.

“Pero si nos unimos podemos logar cosas, más aún los puertorriqueños, pues a diferencia de otras comunidades hispanas, los boricuas son americanos”, dijo, por su parte, la representante demócrata de ascendencia cubana Susan Valdés.

En el evento, también participó la senadora demócrata puertorriqueña Amy Mercado, quien está en su tercer año en la legislatura y quien ha impulsado medidas para un seguro médico universal a los residentes.

En esta jornada de conferencias durante el Día de Puerto Rico, participan organizaciones comunitarias como Alianza for Progress, Hispanic Federation, Latino Justice, Iniciativa para Puerto Rico, Boricuas de Corazón, Cámara de Comercio Hispana de Tampa, entre otras.

Source: elnuevodia.com

Subscribe To Our Newsletter

Enter your e-mail address to receive information about ReImagine Puerto Rico’s efforts in Puerto Rico.

You have Successfully Subscribed!